quédese con el cambio: LA ODISEA

BARRA DE TITULO

sábado, 14 de julio de 2012

LA ODISEA


 Un día reunieron a los hombres más útiles y capaces del reino, les dieron por nombre Ulises y los enviaron a la guerra. Luego la guerra acabó, pero a Ulises lo confundieron los dioses y perdió el camino de regreso. Mientras tanto, a su media naranja, de nombre Patrimonio Real y Vergüenza Torera, aunque por abreviar la llamaban Penélope, la pretendían unos desalmados que en nombre del derecho consuetudinario le esquilmaban la hacienda.

Al hijo de Penélope, una generación que por haber nacido en la era de las telecomunicaciones le llamaremos Telémaco, le llevaban los diablos al ver cómo arruinaban la casa de su padre. Un 15M reunió al pueblo en el ágora y exigió justicia. El pueblo pasó de él porque el pueblo pasa de todo mientras no se vea con el agua al cuello, y los Pretendientes, que respondían al nombre de Monarquía, Corrupción, Iglesia, Bankia, Burocracia, sencillamente le llamaron perroflauta y siguieron a sus asuntos.

Ay, si estuviera aquí mi padre, dijo el muchacho. Pero, a su padre, cuando no lo entretenía el Cíclope Merkel - el gigante con un euro en la frente-, lo entretenía la Eurobanca Calipso - que iba de diosa y le hacía creer que le pondría un piso en Punta Cana si se mantenía calladito y obediente-, o las Sirenas le cegaban los sentidos con bonos basuras y primas de riesgo. En fin, que así se le fueron al pobre casi veinte años. Hasta que los dioses aflojaron el puño y Ulises pudo volver a casa. Porque Ulises, y ese es el asunto, siempre regresa. Unió su fuerza a las fuerzas de Telémaco y ensartaron con sus lanzas el vientre de los Pretendientes. Y volvió la cordura y el progreso al reino. ¿Y el pueblo? Pues el pueblo dijo que vale, que las revoluciones le parecían muy bien siempre que no coincidieran con la final de algún campeonato. 

4 comentarios:

  1. Florián me ha encantado. Es genial, certero, oportuno y otros tantos adjetivos más que escuso decir por no alargarme. Un abrazote desde este rincón rayano de Badajoz.
    Tino Lobato

    ResponderEliminar
  2. Si, todos estamos preocupados, cierto. y por algo son clásicos los clásicos, siempre están de actualidad.
    Abrazos a los Recio-R.Portillo.

    ResponderEliminar

PÁGINAS